La administración

 La lectura del fuero nos permite conocer cual era la estructura administrativa de Brihuega en la edad media.

El Concejo, equivalente a nuestros actuales ayuntamientos, era el máximo órgano administrativo de Brihuega. Estaba formado por los Alcaldes, el Juez y los Jurados. Por otro lado existí­a un grupo de población independiente del mismo, que eran el alcalde de la fortaleza y los hombres de palacio, que tení­an una posición de privilegio frente al resto de los vecinos.

Veamos la composición del Concejo:

Por una parte figuran los Alcaldes. Desconocemos su número, pero siempre son citados en plural, por lo que al menos habí­a dos. Posiblemente su número estuviera cercano a la media docena, ya que en Brihuega existí­an cinco barrios o "colaciones" dependientes de las parroquias de Santa Marí­a, San Felipe, San Miguel, San Juan y San Pedro (estas dos últimas ya no existen), además de la mezquita y sinagoga y de las doce aldeas que dependí­an de la villa. Permanecí­an en el cargo durante un año y eran elegidos por la festividad de San Miguel o de San Martí­n. Realizaban tareas administrativas y judiciales.

El Juez era la máxima representación del Concejo. Era el encargado de portar el pendón de la villa y custodiar el sello del Concejo con el que ratificaba los documentos oficiales. Era elegido por un año, y al entrar recibí­a diez maravedí­es para el manto distintivo de su cargo.

Los cargos de Juez y Alcalde eran hereditarios como se deduce del siguiente artí­culo:

Por iuez o alcalde quando finare. Si juez o alcalde muriere aquel que hereda lo suyo si fuere de edad aquel sea en el portiello. et si alguna cosa ganare del portiello. parta lo con sus hermanos. et si el su heredero non fuere de edad: el parient que por el touiere el portiello. si alguna cosa ganare del portiello. de la meytad a lós herederos.

Para que nadie cayese en la tentación de procurárselo por dinero, el fuerole impone no solo una fuerte multa pecuniaria, sino que ordena derrumbar su casa.

 Los Jurados también formaban parte del Concejo y tení­an unas funciones parecidas a las de los alcaldes. Eran los representantes de los distintos barrios, cuyos vecinos elegí­an a dos por cada uno. Junto con los Alcaldes, formaban el tribunal de los viernes en el que se discutí­an los temas municipales.

Así­ pues el Concejo estaba formado por los Alcaldes, el Juez y los Jurados, que a su vez, elegí­an otra serie de funcionarios para ayudarles en el gobierno de la villa como los contadores, pregoneros, andadores, escribanos, etc. También estaban los tres "postarios", encargados de comprobar la insolvencia de los vecinos para pagar los tributos y de cobrar el portazgo. El arzobispo elegí­a uno de entre los hombres de palacio, y los otros dos eran elegidos entre los vecinos de la villa. También entre los vecinos de la villa se elegí­an a una serie de servidores del concejo para regular asuntos como la propiedad, la caza, el uso de las aguas, las buenas costumbres, etc.

  • Visto: 3559