La justicia

 Las personas encargadas de impartir justicia en Brihuega eran los denominados aportellados. Los principales eran el el Juez, los Alcaldes y los Jurados, quienes nombraban a otras personas para distintos cargos, como andadores, contadores, escribanos, etc.

Los contadores que cuenten derecho. Los contadores que fizieren cuenta de conceio siquiere de uilla ó de aldeas, juren que fagan cuenta derecha. et si depues fueren fallados en alguna falla de esta cuenta del conceio: pechen los pechos que furtaren del conceio. et depues non seyan acogidos en cuenta.

Al ser Brihuega un señorí­o de abadengo, los aportellados eran nombrados directamente por el Arzobispo toledano y cambiados anualmente. El Juez era la máxima representación del Concejo y junto con los alcaldes, administraba la justicia y realizaba las pesquisas previas para administrarla. También realizaba tareas administrativas y tributarias. Las compensaciones económicas que recibí­a eran pequeñas.

Por el í­uez quand entra en iudgado. El juez quando entra en el iudgado: del el conceio. x. maravedis por a manto.

Como se ve, simplemente se le paga el uniforme. También se concretan las cuantí­as que sobre las caloñas o multas impuestas han de cobrar los aportellados:

El iuez en todas calonnas aya sietmo. El iuez en todas las calonnas aya el sietmo. et non haya el diezmo en conuit de Rey. o de arzobispo.

Por las calonnas en que an los alcaldes el tercio. Los Alcaldes en todas las calonnas ayan el tercio, si non en omme muerto sobre saluo. o en casa quebrantada. o en omme que entrare a furto en casa, o en corral cerrado de noche. et de los. c. maravedis del omme muerto sobre saluo: ayan los Alcaldes el tercio.

Las funciones de los alcaldes son de tipo judicial y ejecutivo, y su testimonio como testigos tiene un peso tres veces superior al de cualquier vecino. Los jurados tienen una misión ejecutiva y eran los encargados de hacer cumplir las decisiones del Concejo.

Los delitos más graves, especialmente los referentes al honor, eran castigados con la pena de muerte. Para resto, normalmente se imponí­an sanciones económicas mediante caloñas o multas, aunque también existí­an las penas de destierro o el castigo de ser azotado públicamente.

Por omme que touiere barragana auiendo mugier uelada. Tod omme que touiere barragana connozida. auiendo mugier uelada: echenlo de la villa por. i. anno. et ella sea fostigada. et echen la de la villa.

En el caso de que un siervo matara a su señor o señora, era condenado a muerte, y si sólo le producí­a heridas, se le amputaba la mano.

Por quí­ matare su sennor o su sennora. Tot omme qui matare su sennor. o su sennora. que coma su pan. et faga su mandado: si alcanzado fuere, muera por ello. et silo firiere: tagen le, el punno. et sis fuere: uaya por traydor. et por enemigo de sus parientes. et peche. cc. et xvj. Mor si prouar lo pudiere: por la muerte salues con xij bezinos. et por la ferida: con vj.

Un tipo especial de pena era la de salir "encartado" del Concejo, que equivalí­a a ser expulsado del concejo, perdiendo la categorí­a de vecino o morador de la villa. Entre otros casos, aplicaba a los delitos en los que el delincuente huí­a.

Qui forzare mugier de su marido. Tod omme qui forzare mugier de su marido. si fuere alcanzado: muera por ello. et sis fuxiere uaya por enemigo de parientes del marido. et della. et por encartado del conceio. et peche. cc. et. xvj. morabetinos si prouadol fuere. o fallaren pesquisa dello. et si no salues con. xij. bezinos.

En las últimas disposiciones del fuero se resumen los delitos que deben de ser investigados en Brihuega.

Estas son las cosas en que ha de andar pesquisa en briuega. et en su termino. Lo primero en muerte de ome. Et por mugier forzada. et por casa quemada. o quebrantada. et por furtibie. et por salto en yermo. et por camino quebrantado. et sobre bando, si los bandos fueren coteados.

Todas las muertes que se produjeran en la villa debí­an ser investigadas por el Concejo.

Por toda muerte corra pesquisa. Por toda muerte de omme corra pesquisa: ante que desafien. et la pesquisa sea en tres bezinos. o dent arriba. et esta pesquisa fagan la los iurados, et la pesquisa que ellos fallaren: essa uala. et si pesquisa no fallaren: desafie el querelloso por fuero de briuega.

Veamos ahora algunos de los delitos cuyo castigo era la pena de muerte:

  • El asesinato después de saludo:

Qui matare sobre satudamiento. Qui omme matare depues que saludado lo ouiere. si fuere alcanzado: muera por ello. et si no: peche. cc. et. xvj. maravedis. et este saludamiento sea hata. i. anno. Et todas calonnas a, iij. XI. dias sean pagadas.

  • Matar a otro estando el Concejo reunido:

Qui matare a otro en conceio. Tot omme que matare a otro en concejo a pregon ferido: si lo pudieren prender muera por ello. et si no lo pudieren prender: uaya por traydor, et pierda quanto ouiere et deriben le las casas.

  • Dar muerte a un invitado:

Qui matare a omme conuidandol a su casa. Tod omme que combidare a otro a su casa a comer: o beuer: o a conceio. si lo matare muera por ello. et si auer no lo pudieren: uaya por traydor. et por enemigo: de sus parientes por siempre. et peche. cc. et. xvj. morabetinos si prouarlo pudiere. ó dar pesquisa. si no salues con. xij. bezinos

  • El delito de aborto:

Por mugier que ficiere abortar a otra. Toda mugier que fiziere abortar á otra, por yervas. o por fechizos. si prouadol fuere sea quemada. si no saines con. xij. bczinos. o con. xij. bezinas.

 La ejecución de la pena de muerte se llevaba a cabo por diversos medios como el cepo, la horca o la hoguera.

...iaga en el cepo. ni coma ni beua hata que muera.

Por ome que uendí­ere xristí­ano o xrí­stiano. Tod ome o mugier que xriistiano o xristiana vendiere si no fuere su sieruo: sea enforcado. o ella quemada. si no salues con xij. uezinos. o ella con. xij. uezinas. et sis fuxiesse: peche.

Los delitos contra el honor eran duramente castigados. Así­ por ejemplo, la bigamia estaba castigada con la horca.

Por ome que aya dos mugieres ueladas. Tod omme que ouiere. ij. mugieres ueladas. si prouadol fuere: sea enforcado.

En el caso de que un marido sorprendiera a su mujer cometiendo adulterio, casi se puede afirmar que estaba obligado a dar muerte a ambos amantes, según este artí­culo del fuero

 Por ome que falle su mugier faciendo aleplh. Tot omme que fallare su mugier faziendo aleph con otro: silos matare: no peche nada. et si matare el uno et firiere al otro no peche nada ni salca por enemigo. et si matare al uno et no al otro: peche. e. et. viij. morabetinos et salca enemigo por siempre. et si matare al uno es le fuere el otro: jure con. vj. bezinos ques le fuxo et no lo pudo alcanzar: no peche nada ni salca por enemigo.

>Curiosamente cuando una mujer asesinaba a su marido, era condenada a la hoguera, pero si era el marido quien la mataba a ella, sólo recibí­a una multa y era declarado enemigo de la familia de la mujer.

Por ome que su mugier matare. Tot omme que su mugier matare á sabiendas, peche. cc. et. xvj. morabetinos et salca enemigo de parientes della.

Por mugier que matare su marido. Toda mugier que matare su marido si fuera presa: sea quemada. et sis fuxiere: uaya por enemiga de los parientes del marido. et pierda quanto que ouiere.

Si una mujer abandonaba a su hijo, era encadenada durante diez dí­as en casa del juez y obligada a criarlo.

Por mugier que echare su fijo. Toda mugier que echare su fijo. yaga. ix. dias en la cadena: en casa del juez. et tome su fijo. et fagan gelo criar. et sil diere padre manifiesto: del el padre. xij. mezcales cada anno. fata. iii. annos. et crie la mugier so fijo.

Fuera ya de las relaciones familiares, otro hecho sancionado por el fuero era el alterar o crear disturbios durante la celebración del mercado.

Por omme que boluiere merado. Tod ome que merado boluiere. firiendo con fust. o con piedra o con fierro, si ge lo pudieren prouar con. ij Alcaldes. o. con. iii bezinos de carta. peche. L. maravedis et todo lo ques perdiere en aquel mercado: por aquella buelta. quanto jurare cada uno con. ij. bezinos. que perdio: tantol peche. et si messare. o firiere con punno: peche. x. maravedis. et esto que dezimos de los. L. maravedis et de los. x. maravedis deues entender quandos arrancaren tiendas. et se mouieren todos de los logares ond souieren.

Son en total unos ciento veinticinco artí­culos los que se dedican a impartir justicia. Son unas normas duras y rudimentarias que recogen el espí­ritu cruel de la época, vistos desde nuestra perspectiva actual.

  • Visto: 3411