Juan Elegido Millán

Juan Elegido Millán

Juan Elegido Millán, más conocido por su sobrenombre artí­stico de Profesor Max, nació en Brihuega (Guadalajara) Estudió medicina, fue maestro nacional, practicante, ingresó en la antigua escuela de periodismo de "El Debate" y también fue un hipnotizador y mago autodidacta muy reconocido en todo el mundo.

Fue un hombre bohemio, viajero y aventurero y su gusto por las antigüedades le llevó a coleccionar objetos pequeños, según él por no disponer ni de dinero ni de casa lo suficientemente grande para albergar objetos mayores.

Fue en África donde más tiempo estuvo, quizás, casi seguro, empujado por su espí­ritu aventurero y contaba un sin fin de anécdotas entre las que destacaba siempre las estratagemas a las que tenia que recurrir para conseguir miniaturas. Una vez no le fue posible el acceso a una tribu bauluba y tuvo que montar una sesión de hipnotismo en el camino por el que tenia que pasar el jefe de la tribu, este que era hechicero cuando lo vio desarrollar sus facultades de hipnotizar y unos a la tribu, ofreciéndole lo que quisiera a cambio de revelarle sus secretos. De este encuentro consiguió el profesor Max la cabeza del hombre blanco reducida, la pieza de más valor del museo. El profesor Max contaba que el cabello fue analizado por el F.B.I., que certificó que efectivamente esta cabeza era de hombre blanco, al parecer de un misionero caucasiano que anduvo por esas tierras hacia cien años; hay autores que opinan que por tratarse de una cabeza de hombre blanco reducida es única en el mundo. En sus viajes acumuló miniaturas de todo el mundo pensando en su vejez, en montar un museo que le permitiera vivir y llegó a tener 30.000

Algunas de las piezas necesitan del uso de una lupa, colocada estratégicamente al lado de las vitrinas. Es el caso de una bailarina de ballet tallada en un palillo de dientes ó una copia de "La íšltima Cena", de Leonardo, elaborada en un grano de arroz. Sus piezas son originales y sobrecogedoras, más propias de folletos neoyorkinos, desde un cuadro de Abraham Lincoln pintado en una cabeza de alfiler, obra del ecuatoriano Muñoz Willy, a un manuscrito en una lenteja. Composiciones inverosí­miles y conseguidas más a golpe de audacia que de talonario, debidas a una personalidad excepcional, la de Elegido, el mundialmente famoso Profesor Max.

A principios de los setenta, Juan Elegido contaba ya con el equivalente a cinco biografí­as. Habí­a sido médico, profesor nacional y periodista, le habí­a sobrado tiempo para recorrer el mundo y cobrar fama como hipnotizador. Acababa de finalizar su última gira con el show ´Un hombre y una maleta forman el espectáculo más grande del mundo´. Su proyecto de jubilación unos espacios en los que exhibir la colección que habí­a recabado en numerosos paí­ses primero en forma de carro, posteriormente asumió la gestión el Ayuntamiento de Mijas y ahora en su Villa natal, con el impulso del Excelentí­simo Ayuntamiento de Brihuega.

{youtube}0J3SBIjtfNw{/youtube}

{hwdvs-player}
  • Visto: 2243