Bernardo de Brihuega

Fue clérigo en el siglo XIII, y se conoce muy poco sobre su biografí­a. En sus escritos él se presenta como "Bernardus Briocanus", clérigo y "alumpnus" del rey Alfonso X de Castilla. Sabemos que cursó estudios universitarios, pues poseí­a el tí­tulo de maestro en Teologí­a. Pocos datos más se pueden aportar sobre la vida de este briocense, que alcanzó asimismo la dignidad de canónigo en la catedral de Sevilla y capellán real.

Este clérigo briocense fue colaborador en las importantes empresas culturales del rey Alfonso X el Sabio. Junto al monarca participó en la elaboración de la General Estoria, una gran obra narrativa, redactada en la segunda mitad del siglo XIII, en la que se intentaba recopilar toda la historia universal.

Discí­pulo de Alfonso X "el sabio" colaboró en la elaboración de la "Crónica de España", escribiendo cinco libros en latí­n titulados: "Flores sanctorum Christi martyrum et confesorum", que trataban de vidas de santos y emperadores, leyendas de mártires, crónicas de pueblos, lecturas piadosas, etc.

La obra más importante de Bernardo fue la Vitae Patrum, una compilación de vidas de Santos escrita en latí­n y realizada por encargo expreso del Rey Sabio. El plan de la obra era muy ambicioso: se trataba de recoger en cinco libros la vida de los santos, comenzando en tiempos bí­blicos y finalizando en el siglo XIII, en tiempos del emperador Federico II. El primer libro estaba dedicado a la vida y pasión de Cristo; el segundo, a la de los apóstoles; el tercero a la de los mártires; el cuarto, a la vida de los confesores; y el quinto, en el que se aprecia más la iniciativa personal del autor, a la vida y pasión de las santas ví­rgenes y mártires. El autor buscó no sólo centrarse en las vidas de los santos, sino que puso especial empeño en encuadrar las mismas dentro de la Historia general del perí­odo que les tocó vivir. De esta manera aportó abundantes y valiosos datos históricos, que constituyen quizás el elemento más valioso de este trabajo. Bernardo dedicó veinte años de trabajo a la tarea de escribir su Vida Patrum, empujado por una obsesión de erudito de crear una obra definitiva. A pesar de todo este esfuerzo, la compilación quedó inacabada. Ello no impidió que su obra alcanzara una gran repercusión en la Castilla medieval, e incluso fuera de sus fronteras. En el siglo XV, parte de la misma fue traducida al portugués, y esta traducción fue llevada a la imprenta a principios de la centuria siguiente.

Otra de las obras de Bernardo de Brihuega fue una Crónica de España escrita en castellano, que conocemos a través de testimonios del siglo XVII, como el catálogo de la biblioteca del Conde de Gondomar sita en Valladolid en 1623.

  • Visto: 1198