Nuestras fiestas

ProcesionVirgen01.jpg

Se celebran en honor a la Virgen de la Peña, patrona de Brihuega, a mediados de Agosto.

Sus principales actos son:

EL MARUJO

Nacido hace unos años de la mano de las peñas del pueblo, el Marujo es un acto popular que queda fuera de los organizados por el Ayuntamiento. Se celebra al caer la tarde del dia 13 de Agosto, cuando los miembros de las peñas y algunos componentes de la Banda de Música de Brihuega se reúnen para recorrer el pueblo, haciendo parada en todos y cada uno de los bares, llevando su música y sus canciones por todos los rincones de la villa. Este acto ha pasado a formar parte de la tradición briocense.

LA PROCESIÓN DE LA CERA

Se celebra en la tarde del 14 de Agosto y es una mezcla de acto religioso y popular. La banda de música, junto a las autoridades locales y la directiva de la cofradí­a de la Virgen de la Peña recorren las calles de Brihuega, acompañados por los gigantes y cabezudos, que con sus varas de mimbre hacen  correr a los chiquillos de la población. Cada miembro de la Cofradí­a lleva en su mano, junto con el cetro de su cargo, un ramo de espliego y una vela apagada.

Según la tradición, el origen de esta peculiar procesión se remonta a la Edad Media. Después de la aparición de la Virgen a la infanta Elima, hija del rey Al-Mamún, se dispuso llevar la imagen en procesión hasta la ermita de Santa Ana, a unos cuatro kilómetros de la villa.

Compraron los fieles a un comerciante judí­o unos hachones de cera y acordaron pagarle únicamente la cera consumida por lo que antes de partir pesaron los hachones. Unas cuantas horas después y ya terminada procesión, volvieron a la tienda y al pesar los hachones comprobaron que a pesar de haber estado encendidos no se habí­a consumido ni un gramo de cera.

LA SALVE

Es otra mezcla de acto religioso y profano. Tradicionalmente en la noche del 14 de Agosto se reuní­a el pueblo en la Iglesia de Santa Marí­a para rezar la salve a la virgen, mientras en el exterior se prendí­a una hoguera que los mas arriesgados saltaban. Después las autoridades recorrí­an en pasacalles el pueblo junto a la banda de música hasta el parque de las Eras.

Desde hace unos años, y ya casi como tradición, dicho recorrido se ve acompañado por los más jóvenes que reciben cientos de litros de agua arrojados desde ventanas y balcones, mientras cantan y bailan, terminando casi todos dentro de la fuente de las Eras. 

EL DÍA DE LA VIRGEN

El dí­a 15 de Agosto es, tal vez, el dí­a más importante para la mayorí­a de los brihuegos. Comienza con la diana a cargo de la banda de música y de los gigantes y cabezudos, que recorren el pueblo despertando a la población. 

A las doce se celebra la función religiosa en honor a la patrona. Y al caer la tarde comienza la procesión de la Virgen de la Peña por las calles del pueblo hasta bien entrada la noche. Sin apenas tiempo para cambiarse de ropa y tomar un bocado, el pueblo entero se reúne en la Plaza del Coso para asistir a la quema de los fuegos artificiales, amenizados por la banda de música, y los bailes y canciones de los más jóvenes. Al terminar, se procede a "suelta" de varios toros de fuego, que con sus correpiés hacen correr a más de uno.

EL ENCIERRO

El dí­a 16 es otro dí­a grande para Brihuega.  Grande en emociones y en visitantes, pues cada año atrae a cerca de veinte mil visitantes. Declarado de interés turí­stico provincial es el más  importante de los celebrados en Guadalajara y de los más antiguos de España. La tradición de correr toros en Brihuega se remonta a varios siglos, ya que se tiene constancia de que en 1530, el Ayuntamiento multó a la cofradí­a de la virgen del Remedio por correr un toro el dí­a de su fiesta, y que  en 1730 se hundió el Ayuntamiento durante un festejo taurino. También se puede encontrar en las Respuestas Genereales del Catastro de Ensenada (1753) el siguiente apunte: "Mas cincuenta y dos reales que se pagan a Juan de Gomara, Maestro carpintero, por cerrar los portales de la Plaza en las fiestas de toros"

Toros Catastro Ensenada

Comienza el dí­a con la visita a los corrales de la plaza de toros para ver el ganado que se correrá por la tarde. A mediodí­a, el tradicional concierto de la banda municipal de Brihuega en el parque de las eras, acompañados por los gigantes y cabezudos que bailan al compás de la música.

Ya por la tarde, la gente se echa a las calles, abarrotadas de visitantes y alrededor de las seis se inicia el el parque de las Eras el pasacalle de la banda de música al compás del popular Sangre torera coreado por todos los mozos, hasta la Plaza del Coso. Después, tras los tres cohetes de rigor, comienza el encierro.

Los toros, soltados desde la plaza de toros inician su carrera subiendo por las calles del pueblo hasta el parque de las Eras, donde la tradición  manda  que continúen por la carretera hasta salir del pueblo. Allí­ son recogidos por los vaqueros a caballo y conducidos hacia la Alcarria, desde donde se les lleva hacia las cuestas de los montes cercanos. Pero una cosa es lo que marca la tradición y otra lo que ocurre, porque lo que distingue al encierro de Brihuega del resto, es el hecho de que una vez  que los toros llegan a las Eras, ya nadie sabe que rumbo va a tomar. Si todo transcurre con normalidad, la manada será reunida en el campo donde permanecerá hasta la madrugada, cuando volverá a ser conducida a las calles de Brihuega. Durante esas horas habrá sustos, carreras, pero sobre todo emoción. Ningún acontecimiento de los que suceden en Brihuega, da para tantas horas de tertulia y conversación a lo largo del año como el encierro.

LA SUBIDA

Hacia las dos o las tres de la madrugada, los toros son puestos en movimiento desde el lugar donde han estado recogidos por los vaqueros y mozos, y dirigidos nuevamente hacia las calles de Brihuega. La entrada la hacen por San Miguel, en la parte baja del pueblo, desde donde a la carrera son llevados hasta la plaza de San Felipe, donde tras un par de vueltas por las calles, con nuevas carreras y sustos, son encerrados hasta la mañana siguiente.

LA BAJADA

Es tal vez lo que más se aproxime a un encierro tradicional. En la mañana del dí­a 17, los toros son nuevamente soltados desde el corral de la plaza de San Felipe, esta  vez ya sólo por las calles del pueblo, para ser conducidos hasta la plaza de toros. Es cuando podemos ver las mejores carreras cerca de los toros, aunque a veces, el cansancio acumulado durante todo el dí­a y la noche anterior por mozos y animales, hace deslucir un poco el espectáculo. Tras la llegada a la plaza y después de ser encerrada la manada en los corrales, se procede a la suelta de vaquillas o de algún toro, para aquellos que todaví­a tienen ganas de correr. Un último comentario para que nadie se llame a engaño si va al encierro de Brihuega. A pesar de que siempre hemos hecho referencia a "toros", tal y como siempre se denomina en Brihuega al ganado del encierro, debemos decir que por la edad, lo que realmente se corren son novillos, aunque alguno por tamaño parezca otra cosa.

LA CORRIDA

La actual legislación prohí­be que los animales que hayan participado en un encierro como el de Brihuega sean lidiados, como era costumbre en Brihuega, por lo que en la tarde del 17 se celebra una novillada sin picadores que, desgraciadamente, cada vez atrae a menos gente, debido sin duda al escaso interés despiertan en los aficionados tanto el ganado como diestros participantes, en contraste con otros festejos como la ya tradicional corrida de primavera, que año tras año llena la plaza de un público atraí­do por las grandes figuras del momento.

DÍA DE CORRER EL TORO

Esta antigua tradición, que consistí­a en una merienda en el campo, está casi perdida y ha sido sustituida por una merienda colectiva en el parque de las Eras, en la que se come un estofado hecho con los toros corridos en el encierro.

LAS FERIAS

Como legado de la antigua tradición ferial de Brihuega, que se remonta a la edad media, a finales de Octubre se celebran las denominadas ferias. Desde hace muchos años, han perdido en carácter comercial que antaño tuvieron, quedando reducidas a un fin de semana en el que los encierros por las calles del pueblo tienen el protagonismo.

LA CORRIDA DE PRIMAVERA

 

  • Visto: 11576