30 años de la declaración de Conjunto Histórico-Artí­stico

En este año 2003 vamos acelebrar el 75º aniversario de la coronación canónica de la Virgen de la Peña en el próximo mes de agosto, para el que se preparan diversos actos y ya se ha elegido cartel anunciador.

Quiero añadir otra efemérides, menos solemne pero también importante, aunque tristemente, más nominalmente, que por el resultado práctico que debiera haber producido. El 19 de mayo se cumple el trigésimo aniversario de la declaración como conjunto histórico-artí­stico de carácter nacional del casco antiguo de la villa de Brihuega, efectuada mediante Decreto 1202/1973 del Ministerio de Educación y Ciencia.

Para valorar correctamente la importancia la misma hay que señalar que hasta ese momento solo se habí­an declarado en la provincia de Guadalajara otros seis "conjuntos": Atienza, Hita, Molina de Aragón, Sigüenza y Pastrana (en los años 1962 a 1966), y desde entonces solo se ha declarado uno más: la villa de Palazuelos (Sigüenza) en 2002; estando incoado desde 1976, el expediente de la calle mayor de Tendilla, sin haberse producido la declaración.

La declaración de Brihuega, al igual que las anteriores, se produjo según la Ley de 13 de mayo de 1933, sobre defensa, conservación y acrecentamiento del Patrimonio Histórico Artí­stico Nacional y el Reglamento para su aplicación, aprobado por el Decreto de 16 de abril de 1936 y suponí­a la tutela del conjunto, que quedaba bajo la protección de Estado, ejercida a través de la Dirección General de Bellas Artes, por el Ministerio de Educación y Ciencia.

Con carácter previo, en sesión de 18 de mayo de 1964, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando aprobó el informe favorable a la declaración, basado en el dictamen de la Comisión Central de Monumentos, del que fue ponente el arquitecto D. Luis Menéndez Pidal, elevándolo a la Dirección General de Bellas Artes el 23 de mayo de 1964. Este informe es contemporáneo a los de los conjuntos de Molina de Aragón y Sigüenza, ignorando el motivo que demoró, en más de ocho años, la declaración de Brihuega.

En el mismo se señalaba que: "la histórica villa de brihuega es muy interesante no sólo por su historia, sino por su situación pintoresca, lo castizo y tí­pico del caserí­o y la serie de edificios notables, unos en el orden histórico y otros en el artí­stico; tales, la monumental y antigua Real Fábrica de Paños con sus bellos jardines dieciochescos estilo Le Notre, las iglesias de Santa Marí­a y San Felipe, la portada de San Miguel, dos conventos de monjas, restos de la sinagoga, varias casas blasonadas y el castillo de Piedra Bermeja o el cinturón de murallas en gran parte subsistentes igual que sus puertas de La Cadena y Cozagón", añadiendo que "este conjunto urbano merece que se le conserve sin inadecuadas edificaciones modernas y de gusto discutible, mejor dicho, condenables y que le bastardeen". Se preocupaba también, dada las dificultades de extensión fuera de la muralla, de los edificios que se construyan en los espacios vací­os intramuros por "el riesgo de que su arquitectura o enlucidos desentonen lastimosamente con el tí­pico caserí­o actual, de indudable interés, incluso turí­stico".

Tras la aprobación de la Ley 13/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español, los conjuntos declarados histórico-artí­sticos con anterioridad, pasan a tener la consideración y a denominarse Bienes de Interés Cultural (la nueva denominación es "conjunto histórico") y quedan sometidos al régimen jurí­dico que para esos bienes dicha Ley establece. Tanto esta, como la Ley 4/1990, de 30 de mayo, de Patrimonio Histórico de Castilla-La Mancha, establecen que "la conservación de los Conjuntos Históricos declarados Bienes de Interés Cultural comporta el mantenimiento de la estructura urbana y arquitectónica, así­ como las caracterí­sticas generales de su ambiente". También se señala la obligación para los municipios donde se declare un Conjunto Histórico, de redactar un Plan Especial de Protección del área afectada por la declaración. Imagino que este es el sentido del Plan Especial de protección del entorno de la Muralla y parte del casco antiguo de Brihuega, aprobado por Resolución de 13 de marzo de 1995 de la Comisión Provincial de Urbanismo de Guadalajara, aunque no incluye, como serí­a preceptivo la totalidad del conjunto histórico.

Pues bien, después de toda esta introducción y transcurridos treinta años, el efecto de la declaración protectora, en mi opinión, no ha sido el perseguido:

  • "el tí­pico caserí­o" está desapareciendo a pasos agigantados, y si no, solo tenemos que ver el entorno de la calle de las Armas y soportales de la calle del Tinte, la parte izquierda de la barbacana del Coso, sobre las "cuevas árabes", la calle de San Miguel, etc. (podéis completar vosotros mismos la lista), quedando incluso, en algunos casos, los solares sin vallar.

  • "los edificios notables", con excepción de las iglesias, no se mantienen en las mejores condiciones: Real fábrica de paños, castillo de la Piedra Bermeja, arco de Cozagón y puerta de la Cadena, aunque estos dos últimos parece que están en proceso de restauración.

  • Las edificaciones modernas, tampoco han sido especialmente cuidadosas con el entorno y tipologí­as arquitectónicas del pueblo.

Para no terminar con un sabor de boca excesivamente pesimista, aunque la realidad no ayuda en exceso, podemos apuntar algunos detalles que pueden modificar las conclusiones anteriores:

  • Parece que en los últimos dí­as el Ayuntamiento ha convocado a los propietarios de los solares de la calle de las Armas, imagino que para tratar de solucionar la "gran herida" producida en una de las partes centrales del pueblo.

  • Este año se celebran elecciones municipales y podrí­a ocurrir que la nueva Corporación municipal que surja tras las mismas, llegue con nuevas ideas para solucionar estos problemas.
  • La Real Fabrica de Paños puede ser declarada Bien de Interés Cultural con categorí­a de monumento, mediante el expediente incoado el pasado año.

Seira

  • Creado el
  • Visto: 4675