El retablo de San Miguel

Tomás Camarillo - Centro de la Fotografía y la Imagen Histórica de Guadalajara

La Iglesia de San Miguel, construida en la primera mitad del siglo XIII como las otras dos grandes iglesias de Brihuega que han llegado hasta nuestros dias, está situada en la parte sureste de la población.

Convertida hoy en centro de actos culturales, tuvo tal vez el mejor retablo de todas las iglesias de la villa. Desgraciadamente, el paso de la guerra civil por Brihuega nos ha privado de contemplar al natural, lo que solo hoy las viejas fotografías nos ofrecen.

Realizado probablemente a mediados del siglo XVI, en estilo plateresco, e influenciado por el taller del maestro Alonso Berruguete en su riqueza escultórica, estaba plagado de medallones, angelillos, y toda clase de molduras.

Empezando desde su base, se puede distinguir un zócalo con dos nichos a cada lado del retablo. El de la izquierda contiene la escena de la adoracion de los reyes, mientras que en el de la derecha podemos ver la adoracion de los pastores.

En los dos siguientes niveles, que componen el cuerpo central del retablo, nos encontramos con cuatro pinturas realizadas en tabla que representan, en el nivel inferior, a Cristo atado a la columna en el lado izquierdo, y la Transfiguracion en el derecho, mientras que en el nivel superior en la parte izquierda se representa el camino del Calvario y en la derecha la escena del descendimiento. Entre estas dos tablas y en el centro del retablo, se situaba una hornacina con la figura de San Miguel vestido a la romana, de bastante buena talla. Coronaba el retablo una escena del Calvario, con Cristo clavado en la cruz. Como separación de los tres cuerpos verticales, estaban las figuras de los doce apostoles.

 

Adoración de los Reyes

 

Adoración de los pastores

 

 

Primer cuerpo de la izquierda - Cristo atado a la columna

 

Primer cuerpo de la derecha - La Transfiguración 

Etiquetas: San Miguel

  • Visto: 1075